Todo lo que debes saber sobre las Casas Passivhaus en 2022

Hace más de treinta años comenzó a promoverse un estándar de construcción de casas de bajo consumo energético, casas pasivas, y en 1991 se instauró el protocolo y el certificado Passivhaus. Estas casas passivhaus son capaces de reducir el consumo de calefacción y refrigeración entre un 60 y un 80 %, respecto a las viviendas convencionales.

Con el paso de los años, este modelo de construcción ha ido tomando fuerza y, junto con el compromiso medioambiental de la ciudadanía, se ha convertido en el sistema de construcción sostenible más valorado. Este tipo de casa de muy bajo consumo energético puede contar o no con el certificado Passivhaus.

¿Qué son las casas denominadas “pasivas”?

Es un estándar de construcción con un diseño que reduce al máximo la energía necesaria para su climatización, manteniendo temperaturas constantes y confortables en el interior del edificio. Las casas Passivhaus reducen hasta un 75 % el consumo energético; el resto de la energía se cubre con energías renovables, como la solar fotovoltaica, la geotermia o la aerotermia. Está estipulado que la demanda energética no debe superar los 15 kWh / m2 año. Y esto, ¿cómo se consigue? A través de 5 requisitos imprescindibles:

Excelente aislamiento térmico.

El exterior del edificio debe tener baja transmitancia térmica, minimizando el intercambio de calor con el exterior a través de las paredes.

Ventanas y puertas de altas prestaciones térmicas.

Ventanas de doble o triple vidrio y puertas de muy baja transmitancia térmica, evitando puntos de fuga de energía. 

casas pasivas

Ventanas y puertas de casas pasivas.

Ventilación (mecánica) con recuperación de calor:

Para garantizar la calidad del aire del interior de la casa, maximizando la eficiencia energética y extrayendo agentes perjudiciales para la salud (CO2, COV -componentes orgánicos volátiles-), se renueva el 30 % de aire del volumen de los espacios. Esto es posible gracias a la hermeticidad del aire.

Hermeticidad del aire

El exterior del edificio debe ser lo más hermético posible, evitando corrientes de aire y haciendo más eficiente el sistema de ventilación mecánica. 

Ausencia de puentes térmicos

Puntos de la fachada o el tejado de la casa en los que es más fácil que se transmita el calor, por ejemplo, el marco de metal de una ventana. Al no haber puentes térmicos, no se pierde energía. Además, se evitan condensaciones.

Todos estos principios otorgan al edificio una certificación energética A, la máxima disponible. Además, existen otras medidas que influyen en el buen funcionamiento del edificio, tales como sistemas de ACS, de iluminación eficientes, protección solar exterior para controlar la cantidad de luz (por ende, el calor) y reducir el consumo de energía. 

salon casas pasivas

Salón casas pasivas

Ventajas de las casas pasivas.

Hay que tener en cuenta que, las casas Passivhaus evitan la entrada de frío en invierno y de calor en verano, mas, una vez que el calor está dentro del espacio, hay que eliminar el riesgo de sobrecalentamiento durante los meses más calurosos, por lo que, en ocasiones, se requiere de sistemas de ventilación activa.

Aunque las construcciones Passivhaus implican un sobrecoste respecto a las convencionales, también conlleva un retorno importante de la inversión. Al reducir en más de tres cuartas partes el consumo de calefacción y refrigeración, se puede producir un ahorro en el gasto energético de hasta un 90 %, ya que las energías renovables entran en juego. Esto implica unos gastos de funcionamiento mínimos, por lo que las variaciones en el precio de la luz apenas influyen. Por último, tener en posesión un edificio con certificado Passivhaus puede revalorizar el inmueble en torno a un 20 %.

Paneles solares en casas

Paneles solares en casas pasivas

En definitiva, vivir en una casa de consumo casi nulo y Passivhaus es sinónimo de vivir en una casa de alta calidad y diseño que cuida el planeta. En todas nuestras construcciones tenemos siempre el máximo respeto al compromiso medioambiental y buscamos la máxima eficiencia energética.